Lonja de la seda

La Lonja es uno de los edificios característicos de la ciudad de Valencia y de los más significativos,además de uno de los monumentos civiles góticos más famosos de toda Europa.

Desde el 4 de junio de 1931, es Monumento Histórico-Artístico Nacional y el 5 de diciembre de 1996 fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que le reconoció su importancia.

La Lonja de Mercaderes está situada en el centro de la ciudad -frente al casco urbano y al templo de los Santos Juanes- y tiene una superficie rectangular de aproximadamente 1.990 metros cuadrados.

A finales del siglo XIII, la antigua Lonja ya no se adaptaba al crecimiento de la ciudad, por lo que en 1469 se decidió iniciar la construcción de una nueva. La primera piedra se colocó en 1492, aunque las obras comenzaron un año después. La persona más importante que participó en la construcción fue Pere Compte, valenciano, ingeniero y arquitecto. Fue todo una mejora espectacular para este edificio.

La Lonja consta de tres partes bien separadas y un jardín o «huerto de naranjos». El Salón Columnario o Sala de Contratación está dividido por ocho columnas exentas que soportan arcos en tres pasillos longitudinales y cinco celosías. La altura de 17,40 m confiere a las columnas una monumentalidad especial.

En esta sala se estableció la Taula de Canvis, fundada por el Ayuntamiento en 1407, que alcanzó un gran prestigio gracias a su riqueza y al volumen de sus actividades bancarias.

En la actualidad, el Archivo Municipal de Valencia contiene la Taula, la mesa en la que se realizaban las transacciones y la primera letra de cambio conocida en España. Torre (segunda parte del edificio).

La planta baja contenía una capilla dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, mientras que los dos pisos superiores servían de prisión para los comerciantes que no pagaban sus deudas.